Vocacional

LA FRATERNIDAD

 

El distintivo esencial y práctico de la vida franciscana es la vida fraterna en la que descubrimos la presencia real de Jesús que nos hace hijos con el Padre. La fraternidad es el ideal de ver al otro como regalo de Dios, es hacernos con los otros miembros de un mismo Señor que nos hermana y nos ama como a sus hijos.
 

LA ORACION

 

Todo el camino franciscano se caracteriza por la cercanía a Dios a través de la oración; Francisco, durante toda su vida deseaba descubrir la grandeza y el amor de Dios Padre, por medio de una oración sincera y vivida, recomendaba a sus hermanos, que sobretodo lucharan por «no dejar apagar el Espíritu de la oración y devoción al cual las demás cosas deben servir» (2R 5, 10; 10, 8ss).

 

NÚCLEOS FUNDAMENTALES DE LA VOCACIÓN FRANCISCANA

 
Bajo la acción del Espíritu del Señor, San Francisco, el Evangelio viviente, experimentó en su vida la presencia del Espíritu del Señor, quien le inspiraba el camino que debía seguir. Estas son sus afirmaciones:
 
«De este modo me concedió el Señor, a mí, el hermano Francisco, el dar comienzo a mi vida de penitencia» (Test. 1).
 
«El mismo Altísimo me reveló que debía vivir según la forma del Santo Evangelio» (Test. 14b).
 

EL EVANGELIO

 
La vocación franciscana se centra en vivir el santo Evangelio. A Francisco, por ejemplo lo motivaban sobre todo aquellos textos del seguimiento de los discípulos del Señor, pasajes que se consiguen en los Evangelios así:
 
«Dijo Jesús: si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes, dalo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme» (Mt  19, 21).
 
«Y les dijo: No toméis nada para el camino; ni báculo, ni alforja, ni dinero, ni llevéis dos túnicas» (Lc 9, 3).
 
«Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: el que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mt 16, 24).
 

LA VOCACIÓN FRANCISCANA

 
La vocación franciscana surge con la experiencia de Francisco de Asís, cuyo punto de partida constituye el encuentro personal con Cristo, quien se le manifestó en el “hermano” particularmente en los leprosos, y en la sentida necesidad de “reparar la Iglesia”.
 

Ingresar:

Vocacional:

Visitas:

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy47
mod_vvisit_counterAyer201
mod_vvisit_counterEsta Semana1077
mod_vvisit_counterEste Mes4752
mod_vvisit_counterTodos los días402804

Iglesia Noticias